Con la ayuda de una empresa de reformas para el baño puedes lograr comodidad sin excesivas florituras; pero con todo lo que necesitas para estar realmente a gusto en él aunque sea pequeño

Para conseguir minimalismo puede bastar con economizar bien el espacio disponible. 

No nos engañemos. Pocos baños son lo suficientemente grandes como para poder decorarlos mucho o incluir muebles en ellos. 

De hecho, y por algún motivo desconocido, nos sentimos más felices en baños de tamaño reducido. 

No obstante, es muy importante calcular bien las necesidades de almacenamiento que vamos a necesitar porque, no nos engañemos, la falta de espacio para los útiles de aseo es un problema que, por espacio, puede no solucionar un mueble o un recipiente externo. 

Hace años, la gente que reformaba su baño se santiguaba antes porque no sabía cómo iba a terminar la cosa.

Esto ya no pasa.

En Reforcam tienes la opción de saber cómo va aquedar tu baño antes de tomar la decisión de empezar la reforma.

Dispones del catálogo y las exposiciones; pero también de nuestras aplicaciones de diseño que eliminan cualquier posibilidad de fallo o equivocación.

Lo que deseas, es lo que termina siendo.


Unos consejos para que vayas ahorrando espacio


Si no estás muy convencido con una reforma, siempre puedes empezar a transformar tu baño, sin gasto, y aplicando técnicas del todo lógicas:

1. En primer lugar, deshazte de todo lo que sobre: muebles, accesorios, elementos decorativos que ocupen mucho y hayan dejado de ser funcionales o puedas sustituir por otros más ergonómicos.

2. Coloca estantes en la ducha o en las zonas libres de la pared donde puedas colocar elementos funcionales.

3. Si tienes bañera, urge que la cambies por un plato de ducha. Esta es una reforma prácticamente obligatoria para familias con personas mayores al cargo o con niños pequeños. Evita los accidentes, consigue muchísimo más espacio útil y aprovecha para darle un aire moderno y nuevo al baño. Las bañeras, además, son cada vez más difíciles de limpiar, higienizar y mantener. Cámbiala.

4. Un truco de decoración elemental es cambiar los azulejos y las baldosas. Este pequeño cambio le da al baño otro aire y cubre el paso del tiempo en paredes y techos.

5. Otro consejo es cambiar los espejos. Un buen juego de espejos ofrece mayor iluminación a la estancia y cambia el aspecto general. El baño, por lo general, parece más grande con los espejos adecuados.

6. Una buena mano de pintura lo es todo cuando lo que se busca es lavarle la cara a un espacio algo roído. Elije el color adecuado y trata de combinar con las habitaciones o la decoración imperante de tu casa.

Para que tu pequeño baño se vea espacioso, cómodo y agradable no hace falta demasiado. A veces, basta con desearlo…