La del baño es una de las renovaciones más demandadas. Si estás pensando en realizar una reforma de baño, presta atención a las nuevas tendencias que te presentamos, porque son prácticas a la par que elegantes. Como en el resto del hogar, vemos que las tendencias en decoración nos llevan hacia espacios luminosos, poco recargados, con espacio óptimo de almacenamiento, y un estilo casero pero elegante.

Cuando vamos a renovar el baño, es común que necesitemos pequeñas obras. Los cuartos de baño son espacios que se desgastan con facilidad, más si hablamos de los materiales del pasado. Eso sí, es importante que la empresa de reformas que selecciones para el servicio tenga una amplia experiencia en este tipo de cambios, porque el baño puede dar muchos problemas (sobre todo, a nivel de fontanería) si no es así.

En cuanto a los azulejos, son uno de los elementos que requerirán algo de obra si queremos cambiarlos. También son los que más determinan el estilo del baño: todos reconocemos unos azulejos de aspecto antiguo y queremos sustituirlos por otros más modernos. Las tendencias en azulejos de baño señalan hacia grandes bloques, con pocas juntas; esto también es muy cómodo a la hora de limpiar.

La comodidad es una tendencia en sí misma para los baños de hoy en día. Vivimos en una sociedad que cada vez tiene menos tiempo para la limpieza y la puesta a punto del hogar, así que se imponen algunas tendencias como la suspensión de los muebles y del inodoro o la utilización de mamparas con sistema anti-cal.

Siguiendo con la tendencia de la practicidad, los baños modernos siempre apuestan por aprovechar el espacio existente. Esto, en realidad, es aplicable a todas las estancias de la casa, pero en el cuarto de baño se imponen los muebles con organizadores, los estantes flotantes en las paredes libres y los toalleros que funcionan como calefacción, todo un plus de confort para ti y tu familia.

Finamente, no podemos olvidarnos de la tendencia hacia el estilo sobrio que aportan los colores neutros. Se busca ampliar la luminosidad de la estancia y que parezca más amplia. Por ejemplo, los platos de ducha a ras del suelo consiguen este efecto y aportan un look muy sofisticado a cualquier cuarto de baño.