Muchas veces queremos hacer una reforma en el hogar por nuestra cuenta, pero se nos olvida que existen factores a tomar en consideración antes de hacer cualquier cambio.

Los errores en la reforma de una casa pueden aparecer de muchas maneras y son precisamente estos los que convierten las reparaciones en un desastre, alargando el tiempo previsto para realizar la renovación, haciéndonos perder meses y a veces incluso años. 

Justo por esa razón hemos recopilado para ti los errores más comunes que cometen los propietarios que toman la iniciativa de hacer una remodelación por sus medios, para que de ese modo no debas pasar por los mismos al reformar tu casa. 

Consejos para evitar los 10 errores más comunes que se comenten durante las reforma de una casa:


1. Falta de planificación. Al momento de iniciar un trabajo de remodelación, este es uno de los errores más comunes, lo cual probablemente te conduzca a tener que volver a trabajar o hacer gastos adicionales para la misma remodelación.

Lo recomendado siempre será contar con el servicio de un profesional para hacer el diseño ideal para tu hogar. Sin embargo, cuando son reformas simples, podrás optar por realizar un boceto y de ese modo calcular con mayor certeza cuales serán los cambios que vas a realizar.

2. Uso de productos de mala calidad. Esto es una práctica en la que incurren algunos renovadores inexpertos, tratando de ahorrarse algún dinero extra. En tal sentido debes asegurarte de verificar la fecha de vencimiento de todos los materiales comprados y consultar al personal calificado cuales son los insumos más recomendados según el tipo de trabajo que vas a hacer. Si decides comprar productos vencidos o baratos, rehacer las reparaciones será mucho más costoso.

Así mismo, no debes ahorrar en materiales y componentes de construcción en cuanto la calidad de los mismos, ya que pueden afectar la durabilidad de la renovación. Un ejemplo clásico puede ser utilizar pinturas de mala calidad que pierden sus propiedades rápidamente.

3. Falta de evaluación del área a renovar. Ten en cuenta los detalles únicos en las habitaciones a reparar, ya que cada una tiene requerimientos particulares. Por ejemplo, para las habitaciones donde se mantienen niveles de humedad elevados como la cocina o el baño, vale la pena usar materiales resistentes al agua.

Por otra parte, al decorar cocinas, especialmente en el espacio cerca de la estufa, debes asegurarte de que las superficies sean resistentes al calor. De lo contrario, pueden derretirse o incluso incendiarse.

4. Omisión de las instalaciones sanitarias. Se debe prestar especial atención a la ubicación de las tuberías de agua, ya que si por error al realizar una demolición se llegasen a romper alguno de estos componentes, se podrán causar inundaciones que afectarán el avance de la reforma, ocasionando daños adicionales a otros sectores de la casa.

Para evitar este escenario es importante revisar los planos de la casa antes de hacer cualquier reforma. 

5. Falta de ventilación e iluminación. Todos los espacios de una vivienda necesitan ser correctamente ventilados, en especial por medio de ventilación natural. Muchas veces se realizan reparaciones por inexpertos donde no se dejan planteados los puntos de la ventilación; en especial para la cocina y los baños.

Este es un grave error, ya que esto contribuye al mal funcionamiento de los espacios, produciendo olores insoportables dentro de la casa, lo cual será una incomodidad constante.

6. Renovación sin presupuesto. No calcular el presupuesto disponible para la ejecución de la reforma suele ser un error que puede ocasionar que el trabajo quede inconcluso. Esto es debido a que, al no tener conocimiento de las cifras reales que se requieren, se suelen realizar gastos no primordiales en las primeras fases de la ejecución.

Del mismo modo, es importante solicitar cotizaciones de los objetos que deseamos reemplazar antes de ocasionarles algún daño en el desmontaje, ya que si el reemplazo está fuera de nuestro alcance económico, podrás estar  ocasionando daños a la funcionalidad de tu hogar.

7. Uso de elementos inadecuados para la correcta climatización. No se recomienda intentar ahorrar dinero en elementos como ventanas o puertas, adquiriendo productos de mala calidad. Por ejemplo, existen ventanas muy económicas fabricadas con plásticos, que no actúan de la manera adecuada  limitando las temperaturas tanto internas con las externas, dejando pasar el calor o frío en las épocas extremas y forzando los equipos utilizados para mantener una climatización óptima (calefacción o aire acondicionado).

En cuanto a la puerta, debes tener en cuenta que de ella dependerá la seguridad de nuestro hogar, lo cual es algo prioritario.

8. Descuidar la remodelación. Este otro error común, ya que si decides contratar personas inexpertas para hacer algún cambio en tu hogar, deberás estar muy pendiente de que realicen las modificaciones como les indicas.

Sin embargo, cuando se contratan profesionales, ellos deberán indicarte cual es la forma más óptima para realizar dicho cambio.

9. Postergación de alguna reforma necesaria. En muchas ocasiones, cuando hemos identificado un problema que requiere una pronta solución, pero no tomamos la decisión de  iniciar a reparar el daño, se pueden generar problemas adicionales, lo que conlleva a gastos extras.  

10. No contratar profesionales para reparaciones especializadas. Este es el más común y peor de los errores que se cometen, en especial si estás renovando una casa que acabas de comprar. Cualquier renovación debería ser realizada por profesionales en cada especialidad, para que de este modo sean menores las complicaciones que se puedan presentar.

En definitiva, si quieres reformar algún sector de tu casa, toma las previsiones necesarias para que no incurras en ninguno de estos errores y puedas disfrutar de un espacio funcional y agradable, donde tu inversión valga la pena.