Un año en el que las tendencias de decoración van a estar totalmente relacionadas con el carácter y la personalidad de los dueños de las casas o los negocios. Es cierto que la dirección hacia diseños completamente personalizados comenzó en 2020, pero será en 2021 cuando el camino hacia la completa libertad de diseño en los hogares y negocios sea completa.


Tendencia monocromática en la decoración


La sencillez en su grado máximo: las paredes lisas y un solo color cubriéndolas. Este color, además, es el azul oscuro; un azul clásico que infunde elegancia y contemporaneidad a cualquier estancia. Un tono oscuro pero suficientemente dinámico como para ser evocador y retrofuturista. Pero además del azul terciopelo, también se llevarán colores neutros llamativos como el burdeos, el verde oscuro, terracota o amarillo apagado.

La sencillez cromática contrastará con detalles estilosos, sobre todo en interiores. En este sentido, las columnas, puertas o sillas serán las encargadas de ofrecer un matiz de color que genere una sensación a la vista complemente cautivadora que contraste con el color de las paredes.

Por otra parte, los colores grises y neutros recuperarán su protagonismo. Su efecto íntimo y acogedor ofrece muchas posibilidades de decoración y combinación con otros colores neutros como el beige, azul, verde, marrón o blanco.

La decoración, por tanto, será básicamente industrial, neutra y retrofuturista; preferencias que ya se empiezan a prever en cualquier reforma integral.


Decoración natural y sostenible


La madera, el bambú, incluso los jardines verticales se llevarán mucho en negocios, locales y viviendas. La naturaleza es, desde hace años, uno de los temas centrales en todas las cuestiones políticas y sociales. La preocupación universal por el planeta y la nueva era de la ecología verá su reflejo en la decoración durante este año.

En este sentido, el plástico y otros productos altamente contaminantes que han estado en el punto de mira durante décadas serán ampliamente obviados y relegados al olvido. La decoración del hogar y los negocios: muebles, sillas, mesas, escritorios, lámparas, etc, respetarán la sostenibilidad medioambiental.

Por tanto, los materiales con los que estén hechos serán respetuosos para la naturaleza; siendo el material más usado será el bioplástico: Un tipo de plástico derivado de productos vegetales (fécula de patata, aceite de soja o maíz) y no del petróleo como los tradicionales.


Paredes pintadas con líneas faciales


Una tendencia que ha ido alcanzando primero el mundo online, después al diseño gráfico y a la decoración. El llamado Face Line Art será una de las modas más características, sobre todo, en negocios de hostelería, restauración o peluquerías.


Papeles pintados y tapices


Estampados con relieves, tropicales, selváticos… Los tapices y los papeles pintados van a ser la tendencia más importante del año por varios motivos: la cantidad de motivos y recursos que ofrece, la facilidad de pegado en cualquier pared o la eliminación del uso de pinturas para la decoración de interiores.


Colores negros en la cocina


Por primera vez aparece este color en un espacio eminentemente blanco. Muchos electrodomésticos y muebles de cocina de color negro empiezan a cobrar más protagonismo dentro de este espacio y, durante este año será una verdadera tendencia combinar negro y blanco en la cocina; algo que encaja perfectamente bien con la querencia generalizada a los colores neutros.

Del mismo modo, los ambientes zen, climáticos, verdes y naturales se mezclarán con las nuevas tecnologías inteligentes, cada vez más homogéneas con la decoración de interiores, de mucho menor tamaño, y con diseños realmente vistosos y atractivos.