Cuando se contrata a una empresa de reformas para que lleve a cabo una reforma integral en tu casa, el profesional acude con la idea de cambiar zonas concretas: baño, cocina, dormitorios, salón.

Sin embargo, el precio de una reforma integral de un piso no se obtiene solo a través de estándares, sino por la superficie concreta que se tenga que acometer. 

Lo más importante, por tanto, es saber cuántos metros se van a reformar. Con este cálculo se sabe la cantidad de material que se va a necesitar para que todo quede completado correctamente.

Es muy frecuente, por ejemplo, que el cliente se desviva pidiendo presupuestos sin saber muy bien lo que le va a salir más caro o más barato; y basándose solo en el precio genérico que reciben por parte de las empresas no es fácil calcular algunas mejoras y calidades.

Esto es un error, porque, al final, no se trata solo del precio final, sino de otras muchas cosas:

1. Presupuesto en metros cuadrados


En general, el presupuesto que se entregue debe tener en cuenta los metros cuadrados de la tabiquería, los falsos techos, el suelo, etc. En el caso de 120 m2, el precio debe reflejar todas las áreas comprendidas dentro de esa medida.

2. Trabajo sobre el plano de las instalaciones


Siempre hay que conocer el plano sobre el que se va a trabajar. La obra debe quedar enmarcada en estos planos y, sobre ellos, se podrán estudiar posibles modificaciones como la grifería, la ubicación de nuevos enchufes, los puntos de luz, las calidades de los azulejos, etc.

3. Detalle transparente de cada unidad


Estos planos deben acompañarse de un desglose de cada una de las actuaciones y materiales que se van a usar; es decir, cuánto vale el enchufe, cuánto cuesta el sanitario, el valor de los nuevos puntos de luz…

Cada uno de estos detalles son los que terminan haciendo que la factura sea una u otra. Y esto debe quedar siempre bien reflajado para evitar que haya después problemas de previsión.

4. El acabado final


Cuando elijas los acabados para tu nueva casa, asegúrate de que la empresa de reformas los está incluyendo en el presupuesto final; de lo contrario, llegado el momento, la factura se incrementará porque no se habían previsto las calidades específicas en un primer momento.

5. Cuántas más opciones de calidades, mejor


No te conformes con las calidades que has visto en una exposición o en una tienda, ve más allá.

Las empresas de reformas mejores ofrecen un amplio catálogo de calidades y múltiples opciones antes de elegir una. 
No es necesario gastar más para tener lo mejor; existen infinidad de materiales que, siendo mucho más baratos, van a darte un resultado óptimo. Además, siempre es bueno tener donde elegir para poder ajustar el gasto de un lado o de otro.

6. Precio por metro cuadrado de una reforma


Elegir pagar el coste de una reforma por metro cuadrado va a determinar un precio diferente según la calidad de los materiales.

No es lo mismo reformar un baño que una cocina o un salón, por eso las calidades que estés buscando son fundamentales para adecuar el precio final. En general, el metro cuadrado puede costar entre 400 u 800€/m2 (siempre aproximadamente).

En este sentido, la diferencia entre una calidad baja y media no es mucho; en ocasiones no más del 20%. Sin embargo, pasar de una media a otra alta sí puede tener una repercusión más notable.

Lo más aconsejable es empezar por una calidad media en todo y aumentarla en las zonas donde una mejora sea más vistosa.

¿Cuál es el precio de una reforma integral para un piso de 120 metros cuadrados?


La reforma de un piso de 120 m2 puede costar entre 45.000 y 60.000€.

Siempre hay que constar con cambios por la selección de materiales, acabado o si el piso es muy antiguo y necesita cambios importantes en las instalaciones del agua, luz, aire acondicionado o gas.

Pero, a grandes rasgos, el costo de este tipo de reformas compensa con creces las expectativas de quienes las contratan porque se construyen una casa a medida por un precio infinitamente inferior que el de una vivienda nueva.